Blog de de Viajes aventureros y Fotografía Artística

Costa Noroeste de EEUU – Día 1

// Author: Marina // 0 Comments

Costa Noroeste de EEUU – Día 1

Bilbao -> Seattle

Suena el despertador a las 4:00 de la madrugada para avisarnos de que empieza una nueva aventura. ¡Nos vamos a la Costa Noroeste de los Estados Unidos! Nunca antes habíamos viajado tan lejos. Hemos estado en Marruecos, Islandia… Y es la primera vez que cruzamos el charco. Nos esperan casi 13 horas de vuelos y un magnífico jetlag antes de llegar a nuestro primer destino: Seattle

Encontramos dos vuelos por 450€ ida y vuelta cada uno. Una ganga, vaya. Lo hicimos a través de Google Flights y aunque estuvimos una tarde entera mirando, mereció muchísimo la pena. Es súper fácil encontrar vuelos baratos, lo difícil es que luego te cuadren los días. El destino lo elegimos casi por casualidad. Llevábamos mucho tiempo queriendo viajar a los Estados Unidos, pero nunca encontrábamos el momento. Y es tan grande que nunca decidíamos a qué parte ir. Cuando vimos el vuelo a Seattle casi ni nos lo pensamos. Fue una decisión inesperada, y en este caso creo que fue el destino el que nos eligió a nosotros.

Salimos del Aeropuerto de Bilbao a las 6:00 de la mañana para hacer un transbordo en Frankfurt y coger el siguiente vuelo directo a Seattle. El avión es enorme ¡Dos pisos! El uso horario de Seattle es de -9 horas con respecto a España, por lo que aunque salgamos de Frankfurt a las 11:00 am, llegaremos a nuestro destino a las 12:00 am. Tan solo una hora más tarde. Hemos volado con Lufthansa, que nos han tratado de maravilla (Y os juro que no les estoy haciendo la promo). Pero es que nos han dado almohadas, mantas, auriculares. Había decenas de películas para ver en la pantalla individual y además hemos salido rodando: Nos han dado snacks, bollitos, chocolatinas y hasta un menú completo. Así que no hemos tenido tiempo para aburrirnos.

La gran sorpresa ha sido levantar la ventanilla y ver que estábamos sobre volando Groenlandia. Estaba totalmente despejado y hemos podido ver la costa con cientos de icebergs flotando sobre el Atlántico y los glaciares. ¿Qué mejor manera de empezar el viaje?

El resto del tiempo hemos investigado algo de lo que veremos cuando lleguemos a Seattle. Si os digo la verdad, no hemos preparado nada. No hemos tenido apenas tiempo, solo tenemos un coche alquilado y la primera noche reservada. Vamos con la tienda de campaña y los sacos. Nuestra idea, como siempre, es dormir en tienda siempre que podamos. Aunque algún día dormiremos en motel para descansar. ¡Vamos a la aventura!

Por fin aterrizamos y todos aplaudimos al piloto. Ahora tocaba lo que más miedo nos daba: Pasar las aduanas. Todos nuestros amigos nos habían dicho que podían retenernos allí, así que nos armamos de paciencia. Después de más de media hora de cola esperando nuestro turno, el aduanero ha sido simpático con nosotros y nos ha dejado pasar con una sonrisa de oreja a oreja. Además, las maletas han llegado a tiempo así que ha ido todo perfecto. Vamos directos a Sixt para recoger el coche que hemos alquilado. Nuestra sorpresa ha sido al ver que en vez de un monovolumen, nos han entregado un 4×4 enorme (y automático). Después de 20 minutos para  aprender a arrancarlo – no es broma – nos hemos puesto rumbo al motel para instalarnos.

La única razón por la que hemos cogido motel el primer día es porque es obligatorio ponerlo en la ESTA (informe que es obligatorio rellenar si vas a EEUU) y por si nos perdían las maletas. Ni siquiera teníamos pensado visitar la ciudad de Seattle, pero al final no nos ha quedado otra. “The Grove” , así se llama el motel, está genial. Limpio, espacioso y con una cama gigante. Después de dejar las maletas cogemos las cámaras y salimos a pasear por la ciudad de Seattle. Hemos pateado hasta que el cansancio de un día de más de 30h ha podido con nosotros.

Es una ciudad cosmopolita, muy cuidada y curiosa de ver, y la gente es simpatiquísima. (Cabe decir que nosotros no somos mucho de ciudad así que a lo mejor nuestra opinión no cuenta!).
Sus enormes edificios de negocios…

en contraste con sus zonas verdes…

sus restaurantes modernos en los que se encuentran cocinas de todo el mundo…

sus calles…

La verdad es que no nos importaría vivir aquí. Vemos por fuera el Museo de la Cultura Pop, diseñado por Frank Gehry. También la mitiquísima “Space Needle” que aparece en decenas de películas.

A las 19:00 estábamos tan cansados que cogimos el bus de vuelta motel. A las 20:00 estábamos ya durmiendo como lirones. Lo bueno es que después de todo lo que habíamos comido en el avión ni tan siquiera nos hizo falta cenar!


Algunas cositas sobre nuestros viajes: 

Los viajes que realizo son, en la mayoría de los casos, fotográficos. Cargamos con todo nuestro equipo fotográfico ya que disfrutamos haciendo fotografías lifestyle, de aventura y naturaleza allá donde vamos. Nos gusta llevar nuestra casa a cuestas al igual que los caracoles. Siempre vamos con la tienda de campaña, los sacos y el camping gas. Dormimos allí donde podemos y cocinamos nuestra propia comida. Algunos países nos permiten realizar acampada libre, y en otros buscamos campings.

La mayoría de las fotos que vais a ver en esta aventura están fotografiadas al amanecer o al atardecer. (O en días nublados!). Intentamos desplazarnos en un coche bastante amplio que nos de la opción de abatir los asientos y dormir dentro. En esta aventura nos ha tocado dormir dentro del coche en más de una ocasión.

Nos gusta estar en contacto con la naturaleza, conducir durante kilómetros y sentirnos solos. Son viajes en los que desconectamos y nos alejamos de nuestro día a día. La mayoría de mis fotografías artísticas las realizo cuando viajo, por lo que son de vital importancia para oxigenarme y pensar nuevas ideas. Muchas veces viajamos sin planes y sin rumbo fijo, planeamos en el día a día. Viajamos con internet y las aplicaciones que más utilizamos son Instagram, Google Maps y Tripadvisor. Son herramientas que no pueden faltar.

Este viaje me ha ayudado a conectar conmigo misma. A descubrir parajes de una belleza que me ha inundado el alma de una manera que nunca creí posible.

Have your say